Entradas

El emprendedor consciente vende valor, no vende tiempo.

El valor se ve reflejado en cada producto o servicio que crea. Su tiempo lo invierte en crear sistemas, relaciones, y generar aún más valor con cada nueva versión de sus productos o servicios. Esto le permite trascender el tiempo, y su persona.

Cuando su mente fluye hacia la creación de valor, deja de importarle la economía del afuera. Crea un negocio que es inmune a las crisis económicas —crece con o sin ellas—. Las crisis económicas no lo afectan, las trasciende. Eso es conciencia aplicada a los negocios.

El emprendedor tiene disciplina. Es un discípulo creyente de una filosofía de vida, y acciona a conciencia en ello y sin esfuerzo —no lo considera un trabajo—. En virtud de ello, una de sus principales cualidades es la convicción y la perseverancia. Nunca abandona.

Hay una exacta similitud entre el emprendedor y su empresa. La empresa también es un Ser con energía vital. Se crea para trascender y tiene una misión, un propósito. Si bien esta lo representa, es más poderosa que su creador y lo trasciende; es una relación libre de apegos.

 

Emprender con conciencia: Siempre parece imposible, hasta que se hace.

Emprendedores chilenos fabrican bolsas plásticas solubles en agua que no contaminan.

Con un ligero cambio en la fórmula del plástico, que permite sustituir el petróleo por la caliza, un grupo de emprendedores chilenos ha logrado fabricar bolsas plásticas y de tela reutilizables solubles en agua y que no contaminan.

Algunos párrafos de la nota para destacar:

Roberto Astete y Cristian Olivares, los dos artífices de este producto, empezaron con experimentos para fabricar detergente biodegradable, pero al final hallaron la fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo, soluble en el agua) y que reemplaza a los derivados del petróleo, los causantes de la indestructibilidad de los plásticos que se han integrado en la cadena alimenticia de los animales que pueblan los océanos y deterioran el medio ambiente.

El Gobierno de Chile ha puesto en marcha varias iniciativas para reducir el uso de las bolsas de plástico. Desde este mes está prohibido el uso de bolsas de plástico en los comercios chilenos.La iniciativa comenzó a discutirse con el gobierno anterior de la presidenta Michelle Bachelet y proponía que fuera solo en zonas costeras, pero luego el actual Ejecutivo, que preside Sebastián Pieñara, se amplió a todo el territorio después de un tira y afloja con la industria que fabrica este material.

Ante la prensa, los dos muestran la solubilidad inmediata de sus bolsas plásticas en agua fría o de las bolsas de tela reutilizables en agua caliente. «Lo que queda en el agua es carbono», asegura Astete, lo que las pruebas médicas realizadas han demostrado que «no tiene ningún efecto en el cuerpo humano». Y para demostrar que el agua turbia que queda es «inocua» y sigue siendo potable, se bebe unos cuantos vasos de agua.

«La gran diferencia entre el plástico tradicional y el nuestro es que aquel va a estar entre 150 y hasta 500 años en el medio ambiente y el nuestro solo demora cinco minutos. Uno decide cuándo lo destruye», sostiene Astete

Nota Completa: https://elpais.com/internacional/2018/07/25/mundo_global/1532518858_768849.html

Emprendedor consciente y las 4V’s de Big Data

El emprendedor consciente tiene características que lo diferencian del emprendedor tradicional. En la nueva era de la conciencia es clave saber distinguir lo diferente y adaptarse, manteniendo el equilibrio para su misión y propósito.

Resulta interesante observar como términos, o metodologías, del ámbito tecnológico pueden ser aplicados en cualquier otro ámbito de la vida cotidiana. En este caso integraremos el termino Big Data, incluyendo sus cuatro características claves, y la filosofía de vida emprendedora, junto al factor conciencia.

Pero antes veamos que es Big Data. De alguna manera, es un termino tecnológico que describe el gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que generan los negocios y empresas cada día. Ese gran volumen de información, a partir de algoritmos específicos y previamente definidos, les permite a las empresas analizar dicha información para obtener ideas que conduzcan a mejores decisiones y movimientos de negocios estratégicos.

Lo expresado en el párrafo anterior no solo aplica a las grandes empresas, un emprendedor que quiera tomar buenas decisiones en su negocio también debe considerar las cuatro características claves que analizaremos a continuación:

Volumen: el emprendedor consciente maneja mucha información en forma organizada. De alguna manera, pone todas las opciones posibles sobre la mesa antes de tomar la decisión. Analiza, observa, y hace introspección. Sabe que la respuesta no viene de su mente, sino que emplea alma y corazón, conectados con la gran mente universal.

Velocidad: cuando la misión y propósito son claros, la toma de decisiones es ágil. Para obtener soluciones simples, se requiere de aplicar la simplicidad en la toma de decisiones. Esta gran cualidad, y también muy rara vez empleada, permite descartar rápidamente el gran numero de opciones que no cumplen con dicha misión y propósito. Aquí reside una clave fundamental para aprovechar uno de los más preciados recursos de este plano: el tiempo.

Variedad: mente abierta a la creatividad e innovación para generar productos y servicios que agreguen valor a lo existente. Entre tanta variedad, también es importante saber distinguir que sirve, de lo que no. Detectar soluciones con potencial y poder integrarlas a la misión es una gran característica del emprendedor consciente.

Veracidad: total integridad con sus creencias, valores y principios. Ellos se trasladan a los productos y servicios que crea. El emprendedor consciente sabe que es instrumento de la gran mente universal, y sus productos lo trascienden. Libre de apegos, se enfoca en generar valor.

#elfactorconciencia

www.SilvioSantone.com