Sociedades imperfectas: ¿Emprendo un proyecto con socios o lo hago solo?

“¿Emprendo un proyecto con socios o lo hago solo?” Es necesario entender que, en un entorno colaborativo donde no hay ego, bajamos mucho el riesgo. Ese entorno debe ser de especialistas en el tema en cuestión. En muchos casos, un grupo de familiares o de amigos encaran un emprendimiento con la mejor buena voluntad y corazón. Luego de un tiempo, el emprendimiento empieza a crecer y requiere de nuevas capacidades. Entonces, se les presenta la primera gran incertidumbre: crecer o permanecer igual. Crecer implica desarrollarse individualmente y como grupo, asumir con total compromiso y responsabilidad el nuevo desafío. Permanecer igual puede significar que el emprendimiento no perdure y desaparezca. En muchos casos, el grupo se une para iniciar algo bueno, pero no mira más allá, no imagina el potencial que el emprendimiento tiene y, menos aún, arma un plan. No han definido el motivador, que es clave: saber “el por qué o el para qué” lo hacen. Por ese motivo, solo uno de cada diez emprendimientos perdura más de cinco años.

En muchos casos mundialmente conocidos, como el de los hermanos Dick y Mac McDonald y Ray Kroc[1], se crean sociedades imperfectas, pero al mismo tiempo necesarias para que algún producto o servicio pueda nacer. Más allá del pleito judicial que tuvieron años después, hoy día es la cadena de comida rápida más grande del mundo. ¿Qué hubiese pasado si no se hubiesen asociado?

Un caso parecido —sin pleito judicial— es el de la sociedad que Steve Jobs y Steve Wozniak fundaron: Apple Computer Inc. Por un lado, cuando la Apple II y parte de la Macintosh estuvieron terminadas, Wozniak, ingeniero técnico, se dedicó a disfrutar de la vida. Por el otro lado, Jobs, con un perfil más visionario e innovador, siguió creando productos que revolucionaron la historia de la humanidad. Seguramente, sin esa sociedad imperfecta inicial, no estaríamos gozando de los actuales productos Apple[2].

Lo que quiero decir es que, a veces, las sociedades se crean porque, en algún punto, las frecuencias o los estados de conciencia de sus integrantes así lo permiten; pero luego, como cada uno crece según sus tiempos y capacidades, es muy probable que lo que fue bueno en un momento ya no lo sea después. El dinamismo del Universo está presente en cada uno de nosotros, y no somos los que fuimos uno, tres, cinco o diez años atrás. Por lo tanto, las sociedades que, con el paso del tiempo, parecen imperfectas fueron realmente buenas y perfectas en el inicio porque sirvieron para una causa específica: el nacimiento de un primer producto o de un servicio importante de una determinada serie posterior.

También hay sociedades que pueden ser muy cortas en tiempo, pero con un propósito claro y perfectamente diseñado desde el Universo —es donde se gesta la creación que luego materializamos en este plano físico—. Cuando es el momento de que un producto o servicio deba materializarse para cumplir su papel en este plano, entonces buscará todas las maneras de que así sea. Si algunas personas hace tiempo vienen recibiendo ideas y señales sobre dichos productos y servicios, pero no avanzan en su materialización, entonces hará que estas personas se encuentren con otras que también tengan similares ideas, pero estas tendrán una personalidad propia de aquellas que pasan a la acción enfocada y organizada para la materialización. Entonces se unen, potencian el producto o servicio con el aporte de ambos y luego una de las partes vuelve a sus sombras —inacción, pereza, desorganización, miedos, conflictividad, etc., … todas creencias limitantes que están pendientes de sanar e interfieren para llevar a cabo proyectos de tales envergaduras—. Entonces es el momento en que la otra parte decide continuar materializando el proyecto hasta llevarlo a altos niveles de concreción como así lo requiere el Universo. Por lo tanto, en estos casos, en los cuales se obró con conciencia y buena intención de no perjudicar a la otra parte, no existe competencia, ni copia, ni robo. Existe un mandato divino que requiere materialización inmediata y la creación no frenará su avance, buscará todos los medios necesarios para que así sea. Por supuesto también hay aprendizaje en ambas partes y, tal vez, se estén saldando deudas karmáticas de otras vidas —las variables pueden ser muchas—. Si una de las partes esta dolida en su ego, tendrá que trabajar sus acciones a partir de la observación y toma de conciencia entendiendo que las ideas que llegan a nuestra vida no son para que las guardemos sino para ser materializadas y compartidas. Todo es una perfecta combinación gestada desde el Universo.

Nunca olvides que el tiempo pone todo en su correcto lugar, quienes no trabajen en pasar a la acción enfocada y organizada para la materialización de todo aquello que llega en forma de idea, vivirán con rencor quejándose de otros y verán pasar el tiempo y las oportunidades. Si eso te sucede, entonces trabaja en tu sanación y crecimiento, y pasa a la materialización de la siguiente idea. La queja no es una opción para el emprendedor consciente y siempre habrá oportunidades para los materializadores conscientes.

¿Cómo puedes reconocer cuando ha llegado el momento de suspender la sociedad? Cuando una de las partes no actúa en equipo y/o tiene acciones mal intencionadas ya sea en forma de maltrato, soberbia, mentiras, suposiciones, prejuicios, búsqueda de reconocimiento, conflictos y hacer complejo lo simple. En estos casos, desde el amor y con total convicción, di NO y continua. Ya aparecerán las personas adecuadas para la siguiente etapa del proyecto.

¿Sucede algo similar con cualquier otro tipo de relación —parejas, amigos— y sus ciclos? ¿Por qué una pareja se une en matrimonio y tiempo después se separa? De alguna manera, el ser humano requiere, para su aprendizaje, de estas uniones perfectas, que luego se transforman en imperfectas. En muchos casos, el resultado de la unión imperfecta es tan bueno que eso es lo único importante, y los pleitos pierden protagonismo y se olvidan.

Aunque nunca se sabe que sucederá a futuro, es importante saber esta regla básica para una asociación consciente: asóciate con personas que tengan tus mismos valores y principios de vida, o aún más elevados. Todo socio tiene que aportar valor. Si te respetas y quieres, entonces los candidatos que no cumplan con esta condición no serán una opción válida. Asociarte también significa mantener la integridad, empoderarse y crecer juntos, mientras todos puedan, de lo contrario entender que se cumplió el ciclo y será mejor seguir cada uno por su lado. En ese caso, cerrar de buena manera la asociación para iniciar un nuevo ciclo expansivo con energía totalmente renovada y sin ataduras al pasado.

En conclusión, si crees en el proyecto, hay valores en común, hay compromiso entre los socios, se trabaja en equipo y se establecen reglas claras, entonces inicia una sociedad —aunque en un futuro sea imperfecta—. Siempre da lo mejor de ti, y el Universo se encargará de recompensarte de alguna manera.

 

¡Se feliz, haz el bien, y vive con conciencia!

Abrazo desde el alma ??✨

Silvio Santone

#quedateencasa #cuarentena #covid19 #placer #felicidad #autorrealización #frasedeldia #frasedeldiadehoy #felizsemana #conciencia #emprender #relaciones #salud #bienestar #elfactorconciencia #tushorasmilagrosas #silviosantone #mexico #argentina #españa #venezuela #peru #chile #colombia #bolivia #uruguay #paraguay #ecuador #panama #italia #usa #eeuu #florida #buenosaires #caba #cordoba #mendoza #rosario #santafe #madrid #barcelona

 

[1] Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Dick_y_Mac_McDonald y

https://es.wikipedia.org/wiki/Ray_Kroc

[2] https://www.apple.com/

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *