Emprendedor consciente y las 4V’s de Big Data

El emprendedor consciente tiene características que lo diferencian del emprendedor tradicional. En la nueva era de la conciencia es clave saber distinguir lo diferente y adaptarse, manteniendo el equilibrio para su misión y propósito.

Resulta interesante observar como términos, o metodologías, del ámbito tecnológico pueden ser aplicados en cualquier otro ámbito de la vida cotidiana. En este caso integraremos el termino Big Data, incluyendo sus cuatro características claves, y la filosofía de vida emprendedora, junto al factor conciencia.

Pero antes veamos que es Big Data. De alguna manera, es un termino tecnológico que describe el gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que generan los negocios y empresas cada día. Ese gran volumen de información, a partir de algoritmos específicos y previamente definidos, les permite a las empresas analizar dicha información para obtener ideas que conduzcan a mejores decisiones y movimientos de negocios estratégicos.

Lo expresado en el párrafo anterior no solo aplica a las grandes empresas, un emprendedor que quiera tomar buenas decisiones en su negocio también debe considerar las cuatro características claves que analizaremos a continuación:

Volumen: el emprendedor consciente maneja mucha información en forma organizada. De alguna manera, pone todas las opciones posibles sobre la mesa antes de tomar la decisión. Analiza, observa, y hace introspección. Sabe que la respuesta no viene de su mente, sino que emplea alma y corazón, conectados con la gran mente universal.

Velocidad: cuando la misión y propósito son claros, la toma de decisiones es ágil. Para obtener soluciones simples, se requiere de aplicar la simplicidad en la toma de decisiones. Esta gran cualidad, y también muy rara vez empleada, permite descartar rápidamente el gran numero de opciones que no cumplen con dicha misión y propósito. Aquí reside una clave fundamental para aprovechar uno de los más preciados recursos de este plano: el tiempo.

Variedad: mente abierta a la creatividad e innovación para generar productos y servicios que agreguen valor a lo existente. Entre tanta variedad, también es importante saber distinguir que sirve, de lo que no. Detectar soluciones con potencial y poder integrarlas a la misión es una gran característica del emprendedor consciente.

Veracidad: total integridad con sus creencias, valores y principios. Ellos se trasladan a los productos y servicios que crea. El emprendedor consciente sabe que es instrumento de la gran mente universal, y sus productos lo trascienden. Libre de apegos, se enfoca en generar valor.

#elfactorconciencia

www.SilvioSantone.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *