¿Cómo reducir el tiempo de las decisiones complejas?

A lo largo de la vida se nos presentan situaciones difíciles que, inicialmente, superan nuestro nivel de comprensión y tenemos que responder rápidamente. En esos casos nos encontramos ante dos opciones básicas —así como trascendentales—: “sí o no”. Y lo más llamativo es que un buen “no” es tan importante como un buen “sí”. Si bien un buen “no” puede parecer negativo, cuando es dicho a tiempo y con total convicción es determinante para avanzar con el propósito de vida y, más aún, en el camino de conciencia.

¿Cuándo podemos discernir entre un buen “no” o un buen “si”? Cuando establecemos valores y principios que dan dirección a nuestra vida. Mahatma Gandhi había establecido muy bien los suyos y ante circunstancias extremas decía: “No puedo reducir el nivel de mis ideales para adaptarme a las circunstancias”. Una vez establecidos con convicción y amor, son inalterables. No se negocian porque son la base de nuestro Ser —nuestra esencia—. Esto nos permite reducir drásticamente el tiempo de las decisiones complejas. Es como un tamiz o un filtro; solo entra aquello que esté en sintonía con lo definido. Nos volvemos impermeables ante el contexto externo, y nos enfocamos en nuestro camino y propósito. ¿Cuántos de nosotros vamos por la vida sin definir valores y principios?

 

¡Se feliz, haz el bien, y vive con conciencia!

Abrazo desde el alma

Silvio Santone

2 comentarios
  1. Mercedes
    Mercedes Dice:

    Un buen «Si » o un buen «No «. Es cosa de VALIENTES , pues a muchos nos cuesta mucho decidir por tan compleja decisión y generalmente creo que la mayoría elige el camino más fácil, UN SI CON LA BOCA Y UN NO CON EL CORAZÓN. Creo que si tuviéramos la valentía de decir que lo que realmente pensamos habría menos personas con stress y muchos otros traumas que nos provocan el hecho de hacer o decir cosas q no queremos o no sentimos.

    Responder
    • Silvio Santone
      Silvio Santone Dice:

      Hola Mercedes!

      Creo que la valentía radica en asumir total responsabilidad por la vida y el propósito o misión que cada uno tiene (con su respectivo trabajo de autoconocimiento) .
      Definido eso, surge la sabiduría interna de saber decir NO a todo ello que no este en sintonía con esa misión.
      Esa misión requiere de un marco que la sustente (valores, principios de vida, ética y conciencia). Asumidos con convicción y amor, fortalece nuestro amor hacia nosotros mismos, nuestra autoestima y confianza. A partir de esa creencia nos tornamos seres íntegros, y empezamos a actuar de esa manera. Sentirás, pensaras, diras y haras desde el Ser interior que te guía.
      Muchas gracias por tu valioso aporte! ? ? ✨ ?

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *