¿Cómo nace el ego?

El rol que asumimos en cada situación de la vida —padre, esposo, hijo, ciudadano, empleado, amigo— nos pone una especie de barrera que interfiere, y condiciona el análisis que hacemos de la vida. Entonces, para entender los mensajes que se nos presentan a diario, hay que salirse del rol y trascenderlo. Sino el apego al rol nos puede jugar una mala pasada, y así no podremos interpretar el verdadero significado de lo que nos ocurre. En general, tendemos a ver la foto de lo inmediatamente sucedido, y dejamos de ver, o analizar, la película completa. Todo análisis realizado, de esta manera, es incompleto.

Respecto al apego, algo importante a considerar es que el apego no desaparece, sino que se transforma. A medida que la conciencia crece, nos desapegamos de todo lo que corresponde al mundo ilusorio —roles, personajes, relaciones, bienes materiales, logros, etcétera—, y nos apegamos a energías más elevadas, a lo divino. Transformamos un apego falso en uno verdadero que trasciende este mundo ilusorio.

Pero para dicha transformación, el ego juega un papel protagónico. El ego es muy complejo. Cuando escuchamos nuevas ideas, inmediatamente las quiere comparar con lo ya conocido —lo que reside en nuestro inconsciente—. Esto no nos permite asimilar, en forma completa, una nueva idea.

Ahora,  ¿Por qué el ego es malo? ¿Cómo nace el ego? El ego es desconexión. Tiene su origen a partir de la primera sensación de miedo que provoca la desconexión con la gran conciencia superior, Dios. Tal sensación genera en el Ser su primer pensamiento en solitario: Yo. Ese Yo, fruto de una profunda sensación de soledad, es un pensamiento de separación porque ha olvidado su origen divino —esta es la principal condición para iniciar este juego llamado vida—, y se encuentra perdido en un mundo nuevo.

Entonces, pasamos del gran bienestar de un plano elevado a un plano físico muy denso. El cambio es realmente duro para el Ser. Si bien los primeros nueves meses trascurren en un ámbito sumamente placentero como es el seno de una madre, este también implica un gran cambio. Luego, todo lo que sigue lo es aún más porque se empiezan a sumar las creencias y los miedos heredados del clan familiar, y también todo lo colectivo, según época, región, país. Por eso, es tan importante trabajar en uno mismo para trascender el ego, volver a la esencia, y crecer.

 

¡Se feliz, haz el bien, y vive con conciencia!

Abrazo desde el alma ??✨

Silvio Santone

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *